consejos del equipo médico

catarros gripes

¿Lo que tengo es un catarro?

By: | Tags: , , , , | Comments: 0 | marzo 23rd, 2017

¿Lo que tengo es un catarro, una gripe, una bronquitis, o una neumonía? ¿Qué diferencias hay?

Nos encontramos en una época del año en las que son muy frecuentes las visitas al médico por los típicos síntomas de invierno como la tos, la congestión nasal, la fiebre, el malestar general, etc. Y es que no se libra nadie. Desde los más pequeños hasta los  más mayores, afectando tanto a personas sanas como las que tienen enfermedades crónicas previas. Pero, ¿sabemos realmente qué nos está pasando? ¿Cuándo debemos empezar a preocuparnos?

El resfriado común y la gripe comparten síntomas similares pero no deben ser confundidos.

El resfriado común o catarro es una infección del tracto respiratorio y está producido por virus, de los cuales existen muchos tipos y para los cuales no existe hoy en día una vacuna eficaz. Lo síntomas que produce son ampliamente conocidos: tos, estornudos, expectoración, goteo nasal, dolor de garganta, etc. Aunque no es común, puede haber fiebre, pero normalmente no muy alta y de pocos días de duración. El malestar general que produce no suele ser muy evidente, a diferencia de la gripe. En ocasiones, la tos puede alargarse en el tiempo varias semanas hasta desaparecer por completo. Es por tanto, una enfermedad benigna que se resuelve espontáneamente en unos días.

La gripe también está producida por virus, pero otros diferentes y para lo cual sí que existe una vacuna eficaz, que se administra en los meses de octubre/noviembre de cada año. Los síntomas son similares a los del resfriado pero aquí sí que suele haber fiebre, de hasta 40ºC,  junto con intenso malestar general ( con dolores en músculos y articulaciones, agotamiento, dolor intenso de cabeza…). Si no hay ninguna complicación, la mayoría de las veces, este cuadro está resuelto en menos de una semana.

Tanto la gripe como el catarro no tienen un tratamiento específico. Los antibióticos no sirven para eliminar virus. Los remedios van encaminados solo a paliar los síntomas como la fiebre (paracetamol) o la tos (cualquier jarabe antitusivo de los que se encuentran en la farmacia)

La bronquitis aguda se produce por un estrechamiento de los bronquios (que son los tubos por los que llega el aire hasta los pulmones). Como el aire tiene que pasar ahora por un espacio más estrecho puede producir un sonido similar a un silbido (que son los famosos “pitos”). Esto es más o menos lo que les ocurre a los asmáticos cuando tienen una crisis. Crisis que puede venir provocada por la exposición a algún elemento al que son alérgicos o como resultado de la inflamación que produce un catarro en el tracto respiratorio. Pero no hace falta ser asmático para desarrollar una bronquitis aguda.

En personas sanas, la mayoría de las veces, la bronquitis es una complicación de un catarro o una gripe. El resultado es que se inflaman los bronquios junto con gran producción de mucosidad en los mismos,  por lo que se produce una tos profunda, con flemas (que muchas veces es indistinguible de la del catarro común). También puede cursar con fiebre, pero generalmente no es muy elevada. La mayoría, cuando son leves, se curan solas. Pero si por ejemplo, comienza a aparecer sensación de falta de aire, puede ser conveniente el uso de inhaladores.

Una neumonía puede ser algo más serio. Es una infección aguda del tejido pulmonar, que puede estar provocada por virus pero también por bacterias (siendo necesario el uso de antibióticos). Puede ser una complicación de un catarro o una gripe ( de hecho es la complicación más frecuente e importante de la gripe),  cuando estos virus debilitan o alteran el sistema respiratorio propiciando el crecimiento de bacterias. La neumonía típica produce fiebre alta que se prolonga más allá de lo que dura una gripe, dolor de pecho, tos con expectoración purulenta, escalofríos, sensación de falta de aire, etc. En general, no existe ningún signo o característica específica que nos haga pensar que tenemos una neumonía, pues comparte síntomas con otras afecciones del sistema respiratorio. Por lo tanto ante fiebre alta o mal estado general que no remiten al 3 o 4 día, deberemos consultar. Es importante diagnosticarla de forma temprana, sobre todo en aquellos grupos que tienen más riesgo de complicaciones como las personas mayores o con enfermedades previas del corazón y pulmón.

Por último, no se nos olvide, que todas estas patologías son muy contagiosas. Se transmiten fácilmente de una persona a otra a través de las “gotitas” que producimos al toser o estornudar, incluso al hablar.. así que.. a protegerse y proteger a los demás!

Si necesita mas información no dude en ponerse en contacto con nuestro médico de cabecera el Dr. Andujar Romero.

 

Leave a Reply